El árbol de los recuerdos.

“Zorro había tenido una vida larga y feliz, pero ahora estaba cansado. Observó su querido bosque una última vez, cerró los ojos y se quedó dormido para siempre”.

portada

La pérdida de un ser querido siempre es una experiencia dura y dolorosa. En la literatura infantil cada vez hay más títulos que abordan el tema de una forma natural y sencilla para hacérselo entender a los más pequeños. Hace tiempo os hablé de Efímera, y hoy os hablo de otro de esos títulos: El árbol de los recuerdos.

Conocemos a Zorro, un animal que ha tenido una vida larga y feliz, pero que ahora está cansado, muy cansado, por lo que se va a su lugar favorito del bosque, contemplándolo por última vez antes de cerrar los ojos para siempre. Se respira paz en el ambiente y Búho, que lo ha visto todo desde el árbol, baja para posarse junto a su amigo. Sabe que la hora de su amigo ha llegado, aunque no puede evitar estar triste.

Poco a poco van llegando otros animales que también conocían y apreciaban mucho a Zorro. Es entonces cuando cada uno empieza a contar y compartir con los demás anécdotas vividas con el fallecido. Mientras los animales hablan, una pequeña planta naranja comienza a brotar en el mismo lugar donde Zorro se había tumbado, creciendo y haciéndose más fuerte con cada historia contada. Esa planta se convertirá en un precioso árbol que dará cobijo a muchos seres del bosque…

Me ha encantado este cuento lleno de sensibilidad y simbolismo donde los recuerdos y el cariño son el bálsamo a la pérdida, lo que hace que el ser querido, lejos de ser olvidado, esté presente, de una forma diferente, pero presente.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Ya os hablé en otra ocasión de Britta Teckentrup, la autora, con “Bajo el mismo cielo”, y es que tengo debilidad por sus ilustraciones y su sencilla forma de contar historias. Debo decir que estoy especialmente sensibilizada con el tema de la muerte, y que, aunque este cuento esté orientado al lector infantil, no he podido evitar emocionarme al leerlo. Una historia tierna y emotiva sobre la pérdida y el duelo que sin duda recomiendo.

Y colorín colorado, esta entrada se ha acabado.

Anuncios

Burbujas.

portada-suelta-BURBUJAS

No es ninguna leyenda urbana eso de la conexión de la mujer embarazada con su bebé. Cada vez hay más estudios e investigaciones que confirman el vínculo químico y sonoro que hay entre ambos. ¿Por qué no aprovecharlo?

Se sabe que los bebés pueden escuchar a partir del sexto mes de embarazo. Todo apunta a que, una vez nacidos, son capaces de reconocer la voz de sus progenitores. Por eso se recomienda cada vez más hablarles, cantarles, comunicarse con ellos antes de nacer. Así nos lo explica (con mucho más detalle) Teresa Arias en la guía final de este maravilloso cuento del que os hablo hoy.

Burbujas es una sencilla historia rimada escrita por Teresa Arias e ilustrada por Vero Tapia, que nos habla de la “burbuja” que todos tenemos según nuestras necesidades. Toda persona necesita su espacio: unas son más cercanas, otras menos, y con los niños sucede lo mismo, tienen su propia burbuja. Aquí encontraremos un precioso cuento que estimula la comunicación con el bebé que viene en camino a la vez que nos enseña (a niños y mayores) a identificar y respetar las burbujas de los que nos rodean:

“Burbujas, burbujas, pompas de jabón, un espacio necesario donde solo existo yo. Burbujas, burbujas, pompas de jabón, crecen en nuestro vientre bien cerquita del corazón”.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Ni que decir tiene que me ha encantado, y ya he regalado dos ejemplares. Edita Emonautas dentro de la colección llamada “Cuentos de Mamá Lúa”.

Y colorín colorado, esta entrada se ha terminado.

Latin Lover.

9788491014270_04_g

Mino Milani es un periodista, escritor y humorista gráfico italiano que ha escrito, en su versión original, este simpático manual de frases latinas. Se trata de “Latin Lover. Frases latinas para todas las ocasiones”.

Ilustrado por Sara Not y adaptado por Celia Filipetto, este divertido libro hace un recorrido por 100 frases latinas muy conocidas y que se siguen empleando en muchos casos: carpe diem, casus belli, cogito, ergo sum, etc. Cuarenta de ellas van acompañadas de su traducción, la explicación de su significado y una ilustración. Al llegar al final hay una especie de glosario con otras expresiones empleadas en la actualidad: bis, fac simile, grosso modo

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

A muchos se nos olvida la relevancia del latín o lo presente que sigue estando, y desde luego es una propuesta fantástica para recordarlo y darlo a conocer a los niños y jóvenes (aunque debo decir que yo de niña ya tengo poco y no dudé en comprarlo cuando lo vi en la librería).

Y colorín colorado, esta entrada se ha acabado.

El secreto del oso hormiguero.

el-secreto-d-oso-hormiguero-C_01.jpg

Estamos en febrero y desde ya os digo que este será uno de mis libros infantiles favoritos de 2019. Ganador del  I Premio Internacional Ciudad de Orihuela de Poesía para Niños en 2008, “El secreto del oso hormiguero” es un precioso poemario de la profesora de Lengua y Literatura  Beatriz Osés, ilustrado por Miguel Ángel Díez.

En él encontraremos una serie de poemas de gran calidad orientado a los niños (aunque os digo desde ya que  también hará las delicias de los no tan niños),  contados por un viejo tigre a una niña que va a dormir, y cuyos protagonistas son los animales. Animales reales e imaginarios que sienten y padecen.

Una maravillosa y cuidadísima edición en tapa dura llena de magia e imaginación, con unos textos evocadores, con unas ilustraciones que son auténtico arte y que dan ganas de enmarcar. Una propuesta perfecta para leer con los niños y acercarlos a la poesía a través de ese misterioso oso hormiguero cuyo secreto despertará nuestro interés al caer la noche. Una nana poética que no puedo dejar de recomendar. Imprescindible.

Y colorín colorado, esta entrada se ha acabado.

 

Pequeños grandes momentos de felicidad.

ij00619601

Hoy os hablo de uno de esos libros por los que tengo auténtica debilidad y que descubrí casualmente en una librería. No es un cuento propiamente dicho, sino una especie de catálogo en la que un niño y una niña enumeran, como indica el título, sus pequeños y grandes momentos de felicidad.

En estos tiempos que corren me parece bonito y necesario transmitir a los niños que hay momentos especiales que pasan desapercibidos cuando en realidad son auténticos placeres vitales si sabes disfrutarlo o ser consciente de que están teniendo lugar.

Y de eso se encargan en esta pequeña joya Mabe con sus ilustraciones y Teresa Ramos con sus breves textos: ayudar a encontrar la felicidad en pequeñas cosas cotidianas. Así, descubriremos el placer correr para llegar al parque y sentir el viento en la cara; el abrazo sincero de un amigo; superar un reto o encontrar un juguete que estaba perdido; pintar con los dedos o el olor a chocolate caliente, etc.

Creo que este es uno de esos casos en que una imagen vale más que mil palabras, así que ahí os dejo unas cuantas de esta joya.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Como actividad para trabajar con los niños os diré que funciona de maravilla, y eso que lo he usado en un taller que nada tenía que ver con la lectura, empleando los últimos diez minutos del tiempo de que disponía. Pregunté a los niños cuál era su momento favorito del día, el porqué. Les hablé del mío y de las pequeñas cosas que me gustan del día a día. Funcionó. Pensaron en ello y se quedaron con ganas de más. Algunos tomaron la iniciativa de llevar a cabo una especie de diario donde apuntar cada día el mejor momento que han tenido. Con eso os lo digo todo.

Y colorín colorado, esta entrada se ha terminado.

El abrigo de Jana.

portada-sola-jana

La semana pasada os hablaba de un libro perteneciente a la editorial Emonautas, y es que cada vez estoy más enamorada de sus títulos, que incluyen una guía para padres y educadores elaborada por una psicóloga. Hoy os hablo de “El abrigo de Jana”.

Confieso que al principio tenía mis dudas, porque al ver la cubierta, Jana me recordaba a una muñeca muy conocida y pensé en posible falta de originalidad del cuento en general…No podía estar más equivocada. Me ha encantado.

Conocemos a Jana, una niña que viste con un abrigo gris mientras camina y piensa también un poco en gris, porque se plantea que si fuese una flor sería muy bella y la gente la contemplaría, porque ser una flor, piensa, no debe ser difícil, al igual que ser un pájaro, ágil y libre, al que admiran al ver volar, o el propio viento, eso también parece fácil.

A Jana le parece fácil ser cualquier cosa menos ella misma, hasta que un día una nube se cruza en su camino y le hace ver, por ejemplo, lo maravilloso que es disponer, por ejemplo, de cinco sentidos para oler flores, escuchar canciones etc. El pájaro, la flor y el viento también le mostrarán las ventajas de ser ella misma.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El abrigo de Jana es un cuento muy sencillo de Lola Ordóñez acompañado de las preciosas ilustraciones de Desiree Arancibia que nos habla del autoconcepto y la autoestima, de los momentos de inseguridad por los que todos pasamos en algún momento, a cualquier edad. La construcción de la identidad es un aspecto clave en el desarrollo de la persona y aquí, al final de la lectura, nos ofrecen consejos y propuestas para trabajar estos temas con los niños. Lo dicho, una maravilla con múltiples utilidades.

Y colorín colorado, esta entrada se ha terminado.

¡Estoy aquí!

cub_estoy-aqui-cast-600x600

Vuelvo tras este paréntesis con una bonita recomendación cuyo origen se encuentra en una anécdota infantil con la que me sentí identificada, pues me pasó algo muy, muy parecido cuando iba al cole. Cuenta Vanesa Díez que, con seis años, le perdió una goma a una compañera de clase. Para compensarle, le pagó una moneda, y la compañera empezó a pedirle dinero cada día. La situación llegó a hacerse insostenible, alertando a la madre de Vanesa, que le enseñó que afrontar los problemas siempre es mejor que ignorarlos, porque la evitación no solo no es solución, sino que puede empeorar las cosas.

De eso precisamente habla el cuento escrito por Vanesa Díez e ilustrado por Beatriz Marín. Conocemos a un simpático elefante que aparece en medio de una calle. Es de tamaño mediano, pero nadie parece verlo. Los días van pasando, y el elefante va creciendo, pero sigue siendo ignorado, nadie parece verlo, seguramente porque si lo vieran resultaría incómodo implicarse, atenderlo, cuidarlo, o incluso llevárselo a otro lugar. Nuestro protagonista crece tanto que al final acaba taponando una calle, y es entonces cuando en el vecindario le prestan atención y debaten cómo solucionar la situación, ayudando al pobre animal y volviendo poco a poco todo a su cauce.

Me ha encantado este cuento, por su simbolismo, sus ilustraciones, la sencillez a la hora de hacer llegar el mensaje a los niños: la mejor solución no tiene por qué ser la que esperas y si te equivocas al dar una, siempre quedan otras soluciones por probar.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

“¡Estoy aquí!” pertenece a la colección “Me lo dijo un pajarito” de Emonautas, cuyos títulos incluyen una Guía para padres y educadores realizada por una psicóloga, Isabel Nieto. En este caso en concreto la guía me ha parecido de lo más acertada y completa, proponiendo juegos, dinámicas y orientando sobre cómo enfocar este tipo de situaciones con los pequeños. Ni que decir tiene que lo recomiendo fervientemente.

Y colorín colorado, esta entrada se ha terminado.