Cuando tengo miedo.

_2C8KU_115029.pdf

Ahora que se acerca Halloween y que el miedo está tan presente (aunque sea de forma divertida), quiero aprovechar para enseñar una colección de lo más interesante,  de la editorial SM, sobre sentimientos y emociones. Se compone de varios libros protagonizados por un simpático conejito: “Cuando me siento querido”, “Cuando estoy solo”, “Cuando estoy enfadado”… Hoy os traigo “Cuando tengo miedo”.

A todo el mundo le dan miedo algunas cosas, pero hay cosas que asustan que en realidad no deberían dar miedo. A nuestro pequeño protagonista le dan miedo las arañas, la oscuridad, las tormentas,  los abusones…Pronto descubre que lo que asusta a algunas personas no tiene efecto sobre otras, y que es importante hablar del tema con alguien,  porque así se puede relativizar y descubrir que son cosas que realmente no deben asustar.

20171012_120420

Se trata de una historia breve y sencilla sobre situaciones cotidianas,  una edición pequeña (u otra más grande, a elegir) y resistente (tapa dura) para que la puedan manipular los más pequeños. Al final hay una breve nota orientativa para padres,  elaborada por psicólogos, sobre cómo abordar el cuento con los niños, y es que es de gran ayuda escuchar a los pequeños a lo hora de ayudarlos a superar sus miedos.

Prestarles atención cuando comparten sus temores les hace estar más seguros, sintiéndose fuertes para afrontarlos y desarrollando su autonomía al comprender ellos mismos cómo se sienten. Lo recomiendo sin dudar.

Y colorín colorado… esta entrada se ha terminado.

Anuncios

El sabor de las palabras.

“Gracias a Susana comprendí muy pronto que ella, la poesía, sirve para expresar con palabras la sorpresa, el miedo, la tristeza, la alegría, la melancolía, la soledad, incluso aquello que más me divierte o las cosas que más me enfadan. Y supe también que los poetas, los de ahora y los de siempre, dejan un poema escrito para cada uno de nosotros y para cada momento, bueno o malo, de nuestra vida.”

IJ00584201

Siempre digo que me encantan los libros que acercan y facilitan el conocimiento de los grandes escritores a los niños. Hoy traigo uno de ellos. Para empezar, el nombre no me puede gustar más: “El sabor de las palabras”. Al comenzar su lectura conoceremos a Hugo, un niño que ha cumplido nueve años y que queda impactado ante la llegada de una nueva maestra al cole, Susana. Ella es diferente, desenfadada, alegre, trata a Hugo  y a sus compañeros como si fuesen mayores, y de una forma muy sencilla despierta en ellos el interés por la poesía. Llegará el día en que Susana tenga que marcharse, pero dejará a Hugo un secreto…

Estamos ante una antología de poetas españoles y latinoamericanos (Gabriela Mistral,  Machado, Quevedo, Lorca, Gloría Fuertes…), una selección llevada a cabo por el poeta, novelista y autor José Luis Ferris. Cada poema (en letra grande) se acompaña de una ilustración de Betania Zacarías, haciendo del conjunto una preciosa (y económica) edición que merece la pena.

20171018_101413

Además de los temas que se tratan a lo largo  de tan acertada selección (creatividad, autoestima, valentía, amistad, amor…), el libro incluye al final  un vocabulario para explicar lo que son las figuras retóricas de forma clara y sencilla. También contiene una breve biografía de los autores.

Por si fuera poco, la web de la editorial ofrece al profesorado material con sugerencias didácticas y actividades para hacer en clase. Imprescindible.

Y colorín colorado, esta entrada se ha terminado.

 

Mapache quiere ser el primero.

MapacheQuiereSerElPrimero_1

Soy seguidora de la escritora Susanna Isern. Ya he reseñado alguna cosita suya por aquí (El ladrón de sonrisas), y  hoy os traigo “Mapache quiere ser el primero”.

Mapache vive en el bosque con sus amigos. Le gusta jugar y divertirse con ellos . Desde pequeño destaca por sus habilidades: cuando hay recolecta, consigue la primera avellana. Cuando buscan un trébol de cuatro hojas, es el primero en encontrarlo. Siempre es el primero y todos le admiran por ello. Pero un día llega al bosque un zorro forastero que congenia rápidamente con los animales de su edad y no solo eso: resulta ser más rápido que Mapache en muchas cosas.

La actitud de Mapache cambia, sus amigos siguen siendo los mismos, pero él está enfurruñado siempre y prefiere quedarse solo a hacer alguna actividad donde el zorro pueda destacar más que él.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Con la llegada del buen tiempo, como hacen todos los años, los jóvenes animales organizan la ascensión a la montaña más cercana, pero Mapache no quiere ir en esta ocasión, pues sabe que no será el primero. Sin embargo, un acontecimiento inesperado le hará cambiar de opinión y no solo irá a la excursión, sino que verá las cosas desde otra perspectiva.

Este simpático cuento nos habla de una forma muy amena, con ilustraciones coloridas en tonos suaves (a cargo de Leire Salaberria),  sobre las consecuencias negativas que puede tener en un niño (y no tan niño) tener como prioridad ganar siempre y ser el primero en todo. Ese exceso de competitividad no les permite ver que hay cosas más importantes que se están perdiendo mientras se apodera de ellos la frustración y el estrés en edades muy tempranas. Solo por eso ya merece la pena la lectura y trabajarlo con los peques. Nuestro protagonista, Mapache, al fina acaba haciendo la excursión a su ritmo, disfrutándola más que nunca y descubriendo  las maravillas que la naturaleza regala y que él desconocía.

Y colorín colorado, esta entrada se ha terminado.

 

 

Ferdinando, el toro.

515voU7yXTL._SX354_BO1,204,203,200_

Se acabaron las vacaciones y estoy de vuelta con un montón de libros e ideas que compartir. He querido regresar con este maravilloso cuento que se ha vuelto a editar en nuestro país: Ferdinando, el toro.

Érase una vez un joven toro que vivía en España. Se llamaba Ferdinando. Todos los demás toros jóvenes con los que crecía se pasaban el día corriendo y saltando, dándose topetazos unos a otros, pero Ferdinando no. Él es diferente, prefiere estar tranquilamente sentado entre las flores. Su lugar favorito está en el campo, bajo una encina, le encanta estar allí y oler las flores.

Su madre teme que no se integre con los demás, pero conforme va pasando el tiempo entiende que él es feliz así. Ferdinando crece y se hace mayor, y mientras los demás toros acuden a las corridas, él sigue prefiriendo estar entre flores. Pero un día aparecen cinco hombres para seleccionar algunos ejemplares para una corrida de toros en Madrid. Por error lo eligen,  y lo apodan “Ferdinando, el terrible”. Los espectadores están ansiosos por verlo en acción, pero cuando por fin sale, se sienta en el centro de la plaza y se pone a oler los claveles que previamente han lanzado las damas desde el tendido, lo que deja a todos desconcertados y frustrados, optando finalmente por dejarle en libertad para que vuelva a su lugar favorito.

20170614_083009

Este cuento de Munro Leaf  se publicó en época de la Guerra Civil, como un canto a la paz. Posteriormente salió esta edición escrita a mano y bellamente ilustrada por Werner Klemke, premiado por ellas. Tiene una adaptación de Disney (pata ver el corto, pinchad aquí), y viene otra en camino, aunque al parecer no muy fiel al cuento.

Ferdinando habla de toros, sí, pero también sobre el destino, sobre el ser coherente y diferente al llevar una vida distinta a la que los demás esperan que llevemos, algo que requiere mucha valentía. Una historia muy sencilla y llena de colorido para los más pequeños.

Y colorín colorado, esta entrada se ha terminado.

 

 

La vida es sueño.

Qué es la vida? Un frenesí.
¿Qué es la vida? Una ilusión, una sombra, una ficción,
y el mayor bien es pequeño;
que toda la vida es sueño,
y los sueños, sueños son.”

IJ00567401-732x1024

Pedro Calderón de la Barca (1600-1681) fue conocido principalmente por ser uno de nuestros más insignes literatos barrocos del Siglo de Oro, destacando sus obras de teatro.

La vida es sueño es considerada su más importante comedia filosófica y la que mayor repercusión ha tenido dentro y fuera de nuestro país. En ella se cuenta la historia de Segismundo, príncipe de Polonia e hijo del Rey Basilio, quien vive cautivo y alejado de todo contacto con el ser humano, a excepción de Clotaldo, quien le atiende y alimenta. Su cautiverio se debe a que el rey da crédito a los hados y adivinos, quienes pronostican que si deja ser rey a su hijo será el monarca más impío, cruel y traidor que haya existido nunca.  Pero Basilio tiene dudas y sentimiento de culpabilidad, por lo que decide darle una oportunidad a su hijo. Cuando Clotaldo le explica a Basilio su origen y el porqué de despertar un buen día en la corte, las previsiones se cumplen y Basilio se muestra soberbio y despiadado, por lo que lo narcotizan y vuelven a encerrarlo haciéndole creer que la experiencia vivida ha sido un sueño. Sin embargo, el pueblo ya ha tenido la oportunidad de conocer su existencia,  y lucharán por él como legítimo sucesor de Basilio.

Son diversos los temas que se tratan en la obra a través de sus personajes (Rosaura, Clarín, Astolfo y Estrella, además de los ya mencionados): astros y horóscopo, predestinación y libre albedrío, el poder, el concepto de honor, las relaciones entre padre e hijo y, especialmente, la vida como sueño.

20170606foto_104213

La obra nos muestra una metáfora relacionada con el desengaño y la brevedad de la vida. Se identifican los valores y las apariencias de la vida humana con un sueño, y es por esa comparación por la que el autor nos invita  a reflexionar y a hacer el bien, ya que cada uno es responsable de su comportamiento.

Esta edición de Anaya, a cargo de Lourdes Yagüe Olmos e ilustrada por Óscar T. Pérez,  pertenece a los “Clásicos Hispánicos” y es muy recomendable para los estudiantes que se acercan por primera vez a este tipo de obras, pues contiene una introducción exhaustiva que sitúa al lector en el contexto histórico, social y cultural de la época, además de analizar minuciosamente la obra al final y proponer diversas actividades para trabajarla con los jóvenes. Una pequeña joya también para adultos.

El hombre de la flor.

“Mi abuelo siempre decía que todo el mundo tiene una gran historia…Solo hay que pararse a averiguar cuál es”.

Screenshot_2017-05-31-22-52-46-1

Si la semana pasada os comentaba que a veces no son necesarias las palabras para emocionarse con una historia, hoy reitero la misma idea y os traigo un maravilloso cuento sin palabras ilustrado por Mark Ludy.

En esta ocasión nuestro protagonista es un simpático señor apodado “El hombre de la flor”, que llega a una ciudad gris. Conforme se instala y va conociendo a los vecinos, va transmitiendo su color, y con él su optimismo, su pasión por su jardín, por las cosas sencillas, por la vida…

Detrás de cada ventana se esconde una historia que descubriremos al pasar las páginas. Así, conoceremos al artista en crisis, al hombre de la ducha, a la chica despechada, al chico melancólico etc.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Este cuento, editado en tapa dura y de tan solo 28 páginas, es muy completo y ofrece distintas posibilidades. Además de la bonita historia y el mensaje que encierra, es muy entretenido por la multitud de personajes e historias que contiene, fomentando la atención sobre cuento por la multitud de detalles que hay en cada página, así como sobre el libro como objeto. Además, uno de los personajes es un pequeño ratón, Rudi, que hay que localizar en cada página, estimulando así la concentración y la agudeza visual.

Muy recomendable, para todas las edades (por supuesto, también para adultos), porque la belleza a menudo se esconde en lo sencillo.

Y colorín colorado, esta entrada se ha terminado.

Moby Dick.

9788408152187

Creo que no hace falta a estas alturas presentar los libros de Geronimo Stilton. Es difícil encontrar un niño que no haya asomado alguna vez a las páginas de cualquiera de sus historias. No hay más que echar un vistazo a las estanterías de cualquier biblioteca o librería para que la multitud de títulos que hay disponibles sobre este simpático ratón o su hermana Tea. Sus aventuras, el cambio de fuente o de colores (incluso olores, según los casos) en sus textos hace que, junto a sus ilustraciones, sean libros muy atractivos para los niños. Sin embargo, creo que son lecturas de las que no conviene abusar, después explicaré el porqué.

De las diversas colecciones que podemos encontrar en el universo Stilton, traigo un título perteneciente a la que me parece más interesante: “Grandes historias”, consistente en la adaptación de los grandes clásicos de la literatura como el de hoy,  Moby Dick.

El joven  Ismael está enamorado del mar, para él es como una medicina que le calma y consuela en los malos momentos. Siempre anda buscando barcos en los que viajar (al principio como grumete y posteriormente como marinero). Al conocer la leyenda de la ballena blanca se siente fascinado por ella, así que decide buscar un ballenero donde embarcarse para comprobar si es cierto lo que se cuenta.

A la espera de encontrar su oportunidad, se aloja en una posada, donde conocerá a un gran compañero y amigo, un arponero llamado Queequeg. Ambos embarcarán en el “Pequod”, dirigido por el capitán Ahab, un capitán con una pata de palo, pues perdió una pierna en un ataque de Moby Dick. Nuestro protagonista descubrirá que el capitán no quiere dar caza a cualquier ballena. Tan solo quiere vengarse de una en concreto…

Estamos ante una lectura entretenida e interesante a la hora de acercar a los niños a los clásicos. Es una adaptación libre y didáctica, con explicaciones, por ejemplo,  sobre cómo son las ballenas. La historia transmite varios mensajes: la inutilidad de la venganza, la importancia de la cooperación y el trabajo en equipo, el respeto a la diversidad (la tripulación está formada por personajes de diferentes nacionalidades y culturas), el respeto a la naturaleza y a los animales, que no hacen otra cosa que luchar por su libertad y su vida, etc.

Sin embargo, comentaba al principio que, en mi humilde opinión, los niños no deberían abusar de este tipo de lecturas, porque se corre el riesgo de habituarse a unos libros llenos de ilustraciones con textos grandes, llamativos, y con historias y adaptaciones muy sencillas, divertidas y fáciles de leer, acomodándose a ellas y dejando de lado otras historias con más enjundia y riqueza literaria para las que están sobradamente preparados. Por poner un simple ejemplo (real): hay niños con 12 años que no leen otra cosa que libros de Stilton, cuando en otros tiempos, o en otros casos, niños con la misma edad han leído “Las aventuras de Tom Sawyer” u otros clásicos sin adaptar, o se han atrevido con otras historias (con el diario de Anne Frank, por citar alguno). En definitiva,  estamos ante libros recomendables, sí, pero sin dejar de lado el resto de opciones.

Y colorín colorado, esta entrada se ha terminado.