Mapache quiere ser el primero.

MapacheQuiereSerElPrimero_1

Soy seguidora de la escritora Susanna Isern. Ya he reseñado alguna cosita suya por aquí (El ladrón de sonrisas), y  hoy os traigo “Mapache quiere ser el primero”.

Mapache vive en el bosque con sus amigos. Le gusta jugar y divertirse con ellos . Desde pequeño destaca por sus habilidades: cuando hay recolecta, consigue la primera avellana. Cuando buscan un trébol de cuatro hojas, es el primero en encontrarlo. Siempre es el primero y todos le admiran por ello. Pero un día llega al bosque un zorro forastero que congenia rápidamente con los animales de su edad y no solo eso: resulta ser más rápido que Mapache en muchas cosas.

La actitud de Mapache cambia, sus amigos siguen siendo los mismos, pero él está enfurruñado siempre y prefiere quedarse solo a hacer alguna actividad donde el zorro pueda destacar más que él.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Con la llegada del buen tiempo, como hacen todos los años, los jóvenes animales organizan la ascensión a la montaña más cercana, pero Mapache no quiere ir en esta ocasión, pues sabe que no será el primero. Sin embargo, un acontecimiento inesperado le hará cambiar de opinión y no solo irá a la excursión, sino que verá las cosas desde otra perspectiva.

Este simpático cuento nos habla de una forma muy amena, con ilustraciones coloridas en tonos suaves (a cargo de Leire Salaberria),  sobre las consecuencias negativas que puede tener en un niño (y no tan niño) tener como prioridad ganar siempre y ser el primero en todo. Ese exceso de competitividad no les permite ver que hay cosas más importantes que se están perdiendo mientras se apodera de ellos la frustración y el estrés en edades muy tempranas. Solo por eso ya merece la pena la lectura y trabajarlo con los peques. Nuestro protagonista, Mapache, al fina acaba haciendo la excursión a su ritmo, disfrutándola más que nunca y descubriendo  las maravillas que la naturaleza regala y que él desconocía.

Y colorín colorado, esta entrada se ha terminado.

 

 

Anuncios

Ferdinando, el toro.

515voU7yXTL._SX354_BO1,204,203,200_

Se acabaron las vacaciones y estoy de vuelta con un montón de libros e ideas que compartir. He querido regresar con este maravilloso cuento que se ha vuelto a editar en nuestro país: Ferdinando, el toro.

Érase una vez un joven toro que vivía en España. Se llamaba Ferdinando. Todos los demás toros jóvenes con los que crecía se pasaban el día corriendo y saltando, dándose topetazos unos a otros, pero Ferdinando no. Él es diferente, prefiere estar tranquilamente sentado entre las flores. Su lugar favorito está en el campo, bajo una encina, le encanta estar allí y oler las flores.

Su madre teme que no se integre con los demás, pero conforme va pasando el tiempo entiende que él es feliz así. Ferdinando crece y se hace mayor, y mientras los demás toros acuden a las corridas, él sigue prefiriendo estar entre flores. Pero un día aparecen cinco hombres para seleccionar algunos ejemplares para una corrida de toros en Madrid. Por error lo eligen,  y lo apodan “Ferdinando, el terrible”. Los espectadores están ansiosos por verlo en acción, pero cuando por fin sale, se sienta en el centro de la plaza y se pone a oler los claveles que previamente han lanzado las damas desde el tendido, lo que deja a todos desconcertados y frustrados, optando finalmente por dejarle en libertad para que vuelva a su lugar favorito.

20170614_083009

Este cuento de Munro Leaf  se publicó en época de la Guerra Civil, como un canto a la paz. Posteriormente salió esta edición escrita a mano y bellamente ilustrada por Werner Klemke, premiado por ellas. Tiene una adaptación de Disney (pata ver el corto, pinchad aquí), y viene otra en camino, aunque al parecer no muy fiel al cuento.

Ferdinando habla de toros, sí, pero también sobre el destino, sobre el ser coherente y diferente al llevar una vida distinta a la que los demás esperan que llevemos, algo que requiere mucha valentía. Una historia muy sencilla y llena de colorido para los más pequeños.

Y colorín colorado, esta entrada se ha terminado.

 

 

Una mariposa sobre un sombrero.

 

0046-mariposa

Nos encontramos con un cuento francamente divertido de cara a las vacaciones que tendrán los pequeños a partir de mañana. “Una mariposa sobre un sombrero” cuenta el trepidante viaje de una mariposa desde que deja de ser oruga. Recorrerá tierra, mar y aire, y su camino estaré lleno de peligros y aventuras.

Escrito e ilustrado por Bruno Gibert,  acompañaremos a lo largo de sus 48 páginas a su protagonista, una bonita mariposa que se posa en el sombrero de una mujer. Es entonces cuando un señor que va por la calle, fabricante de sombreros, ve el de la mujer y le ofrece cambiárselo por su reloj de oro. La mujer acepta y el hombre se lleva tan preciado objeto para enseñarlo a sus trabajadores y que hagan otros sombreros iguales; pero cuando llega a la fábrica la mariposa echa a volar…

2017-06-21 10.16.25

En cada frase del libro se sustituye una palabra por un dibujo, con lo que se cumplen dos finalidades muy interesantes para fomentar la lectura entre los más pequeños: por un lado, se despierta el interés por el libro como objeto, y por otro, se aprende y se trabaja el vocabulario (al final del cuento encontraremos las palabras sustituidas).

20170605_161923

Al trabajarlo con los pequeños en clase, disfrutaron mucho con el cuento, haciendo posteriormente sus propias mariposas.

Y colorín colorado, esta entrada se ha terminado.

 

Hija única.

Una niña perdida…

Un misterioso ciervo…

Un mundo mágico y extraño…

Una huida a través de la imaginación…

bf73bf_377b8d97fad34afabb592914f877d021-mv2

Dicen que una imagen vale más que mil palabras y este título que os traigo hoy es un claro ejemplo. A veces no son necesarios extensos párrafos para contarnos una historia; bastan unos dibujos, no solo para relatarnos algo, sino para llegar a nuestro corazón.

“Hija única” anda a caballo entre el cuento y la novela gráfica. Aunque la historia que cuenta pertenece al género fantástico, la autora, Guojing, en una nota al principio nos aclara que está inspirada en hechos reales y que refleja los sentimientos de aislamiento y soledad que experimentó al crecer en la China de los 80, estando activa la política del hijo único.

El libro, editado por Pastel de luna en tapa dura y con una edición muy cuidada, muestra la historia de una niña que se encuentra sola en casa al estar sus padres trabajando. Se pone a jugar y hacer diferentes actividades para distraerse, hasta que finalmente se aburre. Decide entonces ir a casa de su abuela y hacerle una visita, pero se queda dormida en el trayecto del autobús, se pasa la parada y se pierde en un bosque. Allí se encontrará con un ciervo, que la transportará a un mundo mágico, pero alejada de su familia. ¿ Encontrará el camino de vuelta?

bf73bf_e80698c1e4fc41d09dde97532938b2bf-mv2

Sin necesitad de texto alguno, con unas sencillas ilustraciones a carboncillo, vamos siguiendo a la pequeña protagonista a través de las páginas y compartimos sus aventuras en compañía del misterioso ciervo, su nuevo amigo. Con él no se siente sola y vive nuevas experiencias, aunque no deja de echar de menos a su familia, debiendo tomar finalmente una decisión al respecto.

Estamos ante un cuento maravilloso que ha sido premiado como mejor libro ilustrado de 2015 por el New York Times. Sencillo, tierno y emocionante. Confieso que se me escaparon algunas lágrimas en algún momento. Imprescindible porque, como dice la propia autora, es muy fácil perderse, pero si se busca con tenacidad, siempre es posible encontrar algo que te lleve de vuelta a casa.

Y colorín colorado, esta entrada se ha terminado.

 

Moby Dick.

9788408152187

Creo que no hace falta a estas alturas presentar los libros de Geronimo Stilton. Es difícil encontrar un niño que no haya asomado alguna vez a las páginas de cualquiera de sus historias. No hay más que echar un vistazo a las estanterías de cualquier biblioteca o librería para que la multitud de títulos que hay disponibles sobre este simpático ratón o su hermana Tea. Sus aventuras, el cambio de fuente o de colores (incluso olores, según los casos) en sus textos hace que, junto a sus ilustraciones, sean libros muy atractivos para los niños. Sin embargo, creo que son lecturas de las que no conviene abusar, después explicaré el porqué.

De las diversas colecciones que podemos encontrar en el universo Stilton, traigo un título perteneciente a la que me parece más interesante: “Grandes historias”, consistente en la adaptación de los grandes clásicos de la literatura como el de hoy,  Moby Dick.

El joven  Ismael está enamorado del mar, para él es como una medicina que le calma y consuela en los malos momentos. Siempre anda buscando barcos en los que viajar (al principio como grumete y posteriormente como marinero). Al conocer la leyenda de la ballena blanca se siente fascinado por ella, así que decide buscar un ballenero donde embarcarse para comprobar si es cierto lo que se cuenta.

A la espera de encontrar su oportunidad, se aloja en una posada, donde conocerá a un gran compañero y amigo, un arponero llamado Queequeg. Ambos embarcarán en el “Pequod”, dirigido por el capitán Ahab, un capitán con una pata de palo, pues perdió una pierna en un ataque de Moby Dick. Nuestro protagonista descubrirá que el capitán no quiere dar caza a cualquier ballena. Tan solo quiere vengarse de una en concreto…

Estamos ante una lectura entretenida e interesante a la hora de acercar a los niños a los clásicos. Es una adaptación libre y didáctica, con explicaciones, por ejemplo,  sobre cómo son las ballenas. La historia transmite varios mensajes: la inutilidad de la venganza, la importancia de la cooperación y el trabajo en equipo, el respeto a la diversidad (la tripulación está formada por personajes de diferentes nacionalidades y culturas), el respeto a la naturaleza y a los animales, que no hacen otra cosa que luchar por su libertad y su vida, etc.

Sin embargo, comentaba al principio que, en mi humilde opinión, los niños no deberían abusar de este tipo de lecturas, porque se corre el riesgo de habituarse a unos libros llenos de ilustraciones con textos grandes, llamativos, y con historias y adaptaciones muy sencillas, divertidas y fáciles de leer, acomodándose a ellas y dejando de lado otras historias con más enjundia y riqueza literaria para las que están sobradamente preparados. Por poner un simple ejemplo (real): hay niños con 12 años que no leen otra cosa que libros de Stilton, cuando en otros tiempos, o en otros casos, niños con la misma edad han leído “Las aventuras de Tom Sawyer” u otros clásicos sin adaptar, o se han atrevido con otras historias (con el diario de Anne Frank, por citar alguno). En definitiva,  estamos ante libros recomendables, sí, pero sin dejar de lado el resto de opciones.

Y colorín colorado, esta entrada se ha terminado.

La pequeña oruga glotona.

Photo 20150709153729776

Hace ya meses que os hablé del escritor e ilustrador  Eric Carle. Ya entonces os comentaba que sus historias siempre son sencillas, educativas y, en muchas ocasiones, cargadas de valores. A ello hay que añadir que sus ilustraciones, empleando técnicas mixtas, están llenas de vida y color, lo que lo convierte en un referente y en uno de mis autores favoritos en la materia.

La pequeña oruga glotona es ideal para explicar a los primeros lectores la metamorfosis por la que pasa una oruga desde que nace hasta que se convierte en mariposa.  Vamos pasando las páginas, y en cada una de ellas encontramos el día de la semana en que estamos y lo que come la oruga glotona (¡del hambre que tiene hace agujeros en el libro y todo!) con lo que los niños también aprenden a reconocer alimentos, los días de la semana y los números, con unas ilustraciones muy llamativas.

Ni que decir tiene el juego que da esta historia para trabajarla con los pequeños. En mi caso he recurrido a su versión en inglés para que los peques aprendan el vocabulario que os comentaba (días de la semana, frutas, números…) y en castellano como animación a la lectura, contando el cuento y haciendo al final los peques su propia mariposa.

Captura

En cuanto a las ediciones…nuevamente hay todo un abanico donde elegir: pop-up, en castellano, en inglés, tamaño mini, tamaño maxi…Y solo hay que echar un vistazo por la red para encontrar diversos recursos para llevar a cabo actividades complementarias al cuento. Yo os dejo el enlace del material para descargar de la propia página del autor (pinchad aquí), pero insisto en que hay miles de ideas para sacarle el máximo rendimiento a esta didáctica historia.

Y colorín colorado, esta entrada se ha terminado.

El monstruo de colores.

portada-del-monstruo-de-los-colores-1-638

Dice el escritor y maestro José María Toro que de qué sirve que un niño sepa colocar Neptuno en el Universo, si no sabe dónde poner su tristeza o su rabia.  Y es que los niños crecen creyendo que sentirse frustrado, triste o enfadado está mal, muy mal, hasta tal punto que en muchas ocasiones son castigados por ello, independientemente de la causa que haya dado lugar a su malestar. Llega un momento en que el niño contiene y oculta ciertas emociones por temor a las consecuencias de mostrarlas abiertamente.

Afortunadamente, de un tiempo a esta parte las cosas van cambiando y la educación emocional está presente en las aulas. En el campo de la literatura infantil es toda una tendencia la edición de cuentos sobre las emociones, bonitas  historias donde hay un mensaje claro: no pasa nada por sentirse mal, triste, enojado. Simplemente hay que aprender a gestionarlo de la mejor forma posible.

monstre-doble-01

Hoy os traigo uno de esos cuentos, uno muy conocido,  de mis favoritos en la materia. Se trata de El monstruo de los colores, de la diseñadora gráfica y periodista Anna Llenas. En él, conocemos a un simpático monstruo que una mañana se levanta confuso, aturdido, lleno de colores mezclados,  no sabe qué le pasa. Se ha hecho un lío con sus emociones. Una amiga acude en su ayuda para que pueda identificarlas,  separarlas y colocar a cada una en su sitio. Así, le enseñará que la alegría es contagiosa, brilla como el sol y es amarilla, o que la tristeza es azul, suave como el mar, dulce como los días de lluvia, y así sucesivamente hasta completar todas las emociones y relacionarlas con su color correspondiente.

Estamos ante un cuento sobre autoconocimiento muy divertido, con unas ilustraciones muy artísticas, coloridas y llamativas, como no podía ser de otra forma con Anna Llenas. Tiene multitud de opciones a la hora de trabajarlo con los pequeños. Hay una versión en videocuento, así como varias versiones del cuento en papel (una pop-up), y en la propia página web de la autora (pinchad aquí) hay material descargable. Yo lo he trabado en clase de inglés y en animación a la lectura. Los pequeños realizaron una ruleta de las emociones y un emociómetro. Muy recomendable.

Y colorín colorado, esta entrada se ha terminado.