El ladrón de sonrisas.

Ladron de sonrisas cubierta

Susanna Isern es una de mis autoras de referencia en la literatura infantil nacional. Raquel Díaz Reguera, una de mis escritoras e ilustradoras favoritas en el mismo ámbito. Esta unión se presentaba como irresistible, y no dudé en hacerme con esta joyita de cuento.

Por la ciudad de los días grises avanza un niño con un gran saco. Tiene un aire misterioso, parece buscar algo…Se trata de Adri, un niño muy especial que se dedica en su día a día a arrancar una sonrisa a todos los seres vivos que le rodean, sean niños, mascotas o adultos. Para ello hará lo que haga falta, desde soplar pompas al viento o hablar en rima, hasta atrapar nubes. Así,  si alguien tiembla de frío, Adri lo hace entrar en calor con la llamarada de un dragón. Si hace calor, Adri llama a la brisa del mar y, cuando cae la noche, reparte las sonrisas conseguidas para que puedan ser encontradas por todos aquellos que la necesiten en cualquier parte: en el azucarero, dentro de los libros etc.

Captura

Pero un día, nuestro pequeño se encuentra con una niña sentada en un banco del parque con la mirada perdida. Adri intenta hacerla sonreír con helados, con globos de colores, pero no hay manera. ¿Qué le pasa a la chica? ¿Logrará Adri su objetivo?

niña

Este cuento es un canto al optimismo y a la perseverancia, a la necesidad de ser amables, porque cuando hacemos el bien a los demás y nos preocupamos por su bienestar, nos sentimos mejor y crecemos como personas. Nuestro protagonista, inspirado en el hijo de la autora, es una especie de Robin Hood del optimismo y de las sonrisas. Intenta  hacer feliz a los que le rodean y no deja de intentarlo cuando se presenta alguna dificultad. Al final, esos esfuerzos son recompensados con creces, porque no siempre es fácil mantener esa actitud, ¿verdad? Para saber cómo acaba la historia, tendréis que leer el cuento, cuyo texto está perfectamente complementado con las preciosas ilustraciones de Raquel Díaz: grandes, coloridas y dulces como el propio Adri.

Y colorín colorado, esta entrada se ha acabado.