El árbol de los recuerdos.

“Zorro había tenido una vida larga y feliz, pero ahora estaba cansado. Observó su querido bosque una última vez, cerró los ojos y se quedó dormido para siempre”.

portada

La pérdida de un ser querido siempre es una experiencia dura y dolorosa. En la literatura infantil cada vez hay más títulos que abordan el tema de una forma natural y sencilla para hacérselo entender a los más pequeños. Hace tiempo os hablé de Efímera, y hoy os hablo de otro de esos títulos: El árbol de los recuerdos.

Conocemos a Zorro, un animal que ha tenido una vida larga y feliz, pero que ahora está cansado, muy cansado, por lo que se va a su lugar favorito del bosque, contemplándolo por última vez antes de cerrar los ojos para siempre. Se respira paz en el ambiente y Búho, que lo ha visto todo desde el árbol, baja para posarse junto a su amigo. Sabe que la hora de su amigo ha llegado, aunque no puede evitar estar triste.

Poco a poco van llegando otros animales que también conocían y apreciaban mucho a Zorro. Es entonces cuando cada uno empieza a contar y compartir con los demás anécdotas vividas con el fallecido. Mientras los animales hablan, una pequeña planta naranja comienza a brotar en el mismo lugar donde Zorro se había tumbado, creciendo y haciéndose más fuerte con cada historia contada. Esa planta se convertirá en un precioso árbol que dará cobijo a muchos seres del bosque…

Me ha encantado este cuento lleno de sensibilidad y simbolismo donde los recuerdos y el cariño son el bálsamo a la pérdida, lo que hace que el ser querido, lejos de ser olvidado, esté presente, de una forma diferente, pero presente.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Ya os hablé en otra ocasión de Britta Teckentrup, la autora, con “Bajo el mismo cielo”, y es que tengo debilidad por sus ilustraciones y su sencilla forma de contar historias. Debo decir que estoy especialmente sensibilizada con el tema de la muerte, y que, aunque este cuento esté orientado al lector infantil, no he podido evitar emocionarme al leerlo. Una historia tierna y emotiva sobre la pérdida y el duelo que sin duda recomiendo.

Y colorín colorado, esta entrada se ha acabado.

Anuncios

Efímera.

Captura de pantalla 2016-06-14 a las 14.25.56

 

EFÍMERA. f. Cachipolla.

CACHIPOLLA. f. Insecto seudoneuróptero con tres cerditas en el extremo del abdomen, que habita junto a los ríos y apenas vive un día.

Efímera es un breve, maravilloso e imprescindible cuento escrito e ilustrado por Stéphane Sénégas. Así de rotundo es mi entusiasmo, y es que esta novedad ha pasado a ocupar un lugar preferente en mi estantería infantil.

Captura de pantalla 2016-06-14 a las 14.33.26

Dos hermanos descubren en su habitación un pequeño insecto muy simpático. Buscan en internet para saber qué es exactamente y descubren que es una efímera, un insecto que solo vive un día…lejos de recrearse en la pena, los hermanos deciden que ese único día de vida sea inolvidable. Para ello, jugarán entre piratas, verán películas, se disfrazarán de indios y vaqueros etc. Pero llegará el momento en que Efímera se duerma para siempre…

Captura

Estamos ante una historia muy sencilla, visual y con muy poco texto, pero profunda y con una moraleja que deja huella y que se compone de varios mensajes o aspectos a destacar:

*La curiosidad de los pequeños, las ganas de aprender, que les lleva a investigar para saber qué tipo de insecto es el que se han encontrado.

* La actitud ante la noticia de que Efímera vivirá poco tiempo: deciden que las horas que viva sean increíblemente divertidas.

*Reacción ante la pérdida: la tristeza rápidamente deja paso al consuelo y la satisfacción de haber hecho feliz al insecto.

En definitiva, un canto a la vida para los peques, para disfrutarla intensamente porque no sabemos cuándo acabará. Porque hay que devorarla como si fuera una manzana, y afrontar la pérdida de alguien querido con el alivio de que fuimos partícipes en su felicidad.

” Nosotros es como si viviéramos un solo día, pero más largo… Así que venga, hermanito,  ¡VAMOS A JUGAR! “