La vida es sueño.

Qué es la vida? Un frenesí.
¿Qué es la vida? Una ilusión, una sombra, una ficción,
y el mayor bien es pequeño;
que toda la vida es sueño,
y los sueños, sueños son.”

IJ00567401-732x1024

Pedro Calderón de la Barca (1600-1681) fue conocido principalmente por ser uno de nuestros más insignes literatos barrocos del Siglo de Oro, destacando sus obras de teatro.

La vida es sueño es considerada su más importante comedia filosófica y la que mayor repercusión ha tenido dentro y fuera de nuestro país. En ella se cuenta la historia de Segismundo, príncipe de Polonia e hijo del Rey Basilio, quien vive cautivo y alejado de todo contacto con el ser humano, a excepción de Clotaldo, quien le atiende y alimenta. Su cautiverio se debe a que el rey da crédito a los hados y adivinos, quienes pronostican que si deja ser rey a su hijo será el monarca más impío, cruel y traidor que haya existido nunca.  Pero Basilio tiene dudas y sentimiento de culpabilidad, por lo que decide darle una oportunidad a su hijo. Cuando Clotaldo le explica a Basilio su origen y el porqué de despertar un buen día en la corte, las previsiones se cumplen y Basilio se muestra soberbio y despiadado, por lo que lo narcotizan y vuelven a encerrarlo haciéndole creer que la experiencia vivida ha sido un sueño. Sin embargo, el pueblo ya ha tenido la oportunidad de conocer su existencia,  y lucharán por él como legítimo sucesor de Basilio.

Son diversos los temas que se tratan en la obra a través de sus personajes (Rosaura, Clarín, Astolfo y Estrella, además de los ya mencionados): astros y horóscopo, predestinación y libre albedrío, el poder, el concepto de honor, las relaciones entre padre e hijo y, especialmente, la vida como sueño.

20170606foto_104213

La obra nos muestra una metáfora relacionada con el desengaño y la brevedad de la vida. Se identifican los valores y las apariencias de la vida humana con un sueño, y es por esa comparación por la que el autor nos invita  a reflexionar y a hacer el bien, ya que cada uno es responsable de su comportamiento.

Esta edición de Anaya, a cargo de Lourdes Yagüe Olmos e ilustrada por Óscar T. Pérez,  pertenece a los “Clásicos Hispánicos” y es muy recomendable para los estudiantes que se acercan por primera vez a este tipo de obras, pues contiene una introducción exhaustiva que sitúa al lector en el contexto histórico, social y cultural de la época, además de analizar minuciosamente la obra al final y proponer diversas actividades para trabajarla con los jóvenes. Una pequeña joya también para adultos.

Moby Dick.

9788408152187

Creo que no hace falta a estas alturas presentar los libros de Geronimo Stilton. Es difícil encontrar un niño que no haya asomado alguna vez a las páginas de cualquiera de sus historias. No hay más que echar un vistazo a las estanterías de cualquier biblioteca o librería para que la multitud de títulos que hay disponibles sobre este simpático ratón o su hermana Tea. Sus aventuras, el cambio de fuente o de colores (incluso olores, según los casos) en sus textos hace que, junto a sus ilustraciones, sean libros muy atractivos para los niños. Sin embargo, creo que son lecturas de las que no conviene abusar, después explicaré el porqué.

De las diversas colecciones que podemos encontrar en el universo Stilton, traigo un título perteneciente a la que me parece más interesante: “Grandes historias”, consistente en la adaptación de los grandes clásicos de la literatura como el de hoy,  Moby Dick.

El joven  Ismael está enamorado del mar, para él es como una medicina que le calma y consuela en los malos momentos. Siempre anda buscando barcos en los que viajar (al principio como grumete y posteriormente como marinero). Al conocer la leyenda de la ballena blanca se siente fascinado por ella, así que decide buscar un ballenero donde embarcarse para comprobar si es cierto lo que se cuenta.

A la espera de encontrar su oportunidad, se aloja en una posada, donde conocerá a un gran compañero y amigo, un arponero llamado Queequeg. Ambos embarcarán en el “Pequod”, dirigido por el capitán Ahab, un capitán con una pata de palo, pues perdió una pierna en un ataque de Moby Dick. Nuestro protagonista descubrirá que el capitán no quiere dar caza a cualquier ballena. Tan solo quiere vengarse de una en concreto…

Estamos ante una lectura entretenida e interesante a la hora de acercar a los niños a los clásicos. Es una adaptación libre y didáctica, con explicaciones, por ejemplo,  sobre cómo son las ballenas. La historia transmite varios mensajes: la inutilidad de la venganza, la importancia de la cooperación y el trabajo en equipo, el respeto a la diversidad (la tripulación está formada por personajes de diferentes nacionalidades y culturas), el respeto a la naturaleza y a los animales, que no hacen otra cosa que luchar por su libertad y su vida, etc.

Sin embargo, comentaba al principio que, en mi humilde opinión, los niños no deberían abusar de este tipo de lecturas, porque se corre el riesgo de habituarse a unos libros llenos de ilustraciones con textos grandes, llamativos, y con historias y adaptaciones muy sencillas, divertidas y fáciles de leer, acomodándose a ellas y dejando de lado otras historias con más enjundia y riqueza literaria para las que están sobradamente preparados. Por poner un simple ejemplo (real): hay niños con 12 años que no leen otra cosa que libros de Stilton, cuando en otros tiempos, o en otros casos, niños con la misma edad han leído “Las aventuras de Tom Sawyer” u otros clásicos sin adaptar, o se han atrevido con otras historias (con el diario de Anne Frank, por citar alguno). En definitiva,  estamos ante libros recomendables, sí, pero sin dejar de lado el resto de opciones.

Y colorín colorado, esta entrada se ha terminado.

Cenicienta.

1

“La mañana de mi decimonoveno cumpleaños me calcé mis zapatos de cristal y me fui de casa llevándome conmigo las pocas cosas que me pertenecían y todos los sueños y secretos que mi madrastra no pudo descubrir. ¿Que qué secretos? ¡Es que son tantos! Detalles íntimos de todos los personajes de mi cuento, descubrimientos alucinantes, anécdotas divertidas, momentos históricos… Érase una vez…”

Hay clásicos que creemos no dan más de sí. Los hemos leído miles de veces. Hemos visto numerosas adaptaciones en dibujos animados, en películas y conocemos la historia de cabo a rabo…o eso creemos, porque un buen día aparecen autoras e ilustradoras como la sevillana Raquel Díaz Reguera y nos muestra a la verdadera Cenicienta, el título que os traigo hoy.

20170222_100553

Este es uno de los libros en los que, por más que os hable sobre él, tengo la sensación de que me voy a quedar corta. En un magistral ejercicio de creatividad e imaginación, la autora reinventa este clásico y nos cuenta todas esas cosas que nos faltaban por saber. Esta es la historia de Cenicienta, pero también la de sus padres biológicos, sus mascotas, amigos, príncipes, hermanastras, sus ilusiones sus miedos, el porqué de su nombre…todo contado por ella misma, en una preciosa edición en tapa dura,  de gran tamaño, acompañada de las maravillosas ilustraciones de Raquel, de las que me declaro fan desde hace mucho tiempo. Si queréis ver las primeras páginas, pinchad aquí.

“Me llamo… me llamo… La verdad es que no sé cómo me llamo porque desde que tengo memoria todos me han llamado y me llaman Cenicienta.

¡Cenicienta!
¡Échale al guiso un poco más de pimienta!

¡Cenicienta, limpia el pasillo!
¡Cenicienta, repásame el dobladillo!

¡Cepíllame la melena, calienta agua para el baño,
ventila los dormitorios, enciende los candelabros,
zúrceme los calcetines, plancha mi falda de paño…!

¡Cenicienta! ¡Cenicienta! ¡Cenicientaaaaa! “

Y colorín colorado, esta entrada se ha terminado.

Los tres cerditos.

“Érase una mamá cerda que tenía tres hijos. Ella los quería mucho  pero, como estaban muy crecidos, los animó a que marchasen por el mundo en busca de fortuna. Los tres hermanos se fueron a vivir al bosque y un día oyeron que por allí rondaba un lobo muy feroz…”

portada cerdos.indd

No cabe duda de que el abanico de títulos que ofrece la literatura infantil y juvenil es amplio, muy amplio, pero ello no es un obstáculo para acudir de vez en cuando a los clásicos con los que hemos crecido muchas generaciones. Hoy os traigo uno de ellos: los tres cerditos.

Todos conocemos  esos pequeños cerditos que se van de casa y se lanzan a la aventura de independizarse. Cada uno es distinto y tiene su propia forma de ser, por lo que, cuando tienen conocimiento de que por el bosque anda un lobo feroz, no se ponen de acuerdo y cada uno construye una casa propia para protegerse: una de paja, otra de madera y otra de piedra y ladrillo. El lobo aparece y va echando abajo casa por casa “Si no abres, soplaré y soplaré, y tu casa derribaré…”, hasta que los hermanos se agrupan en una que parece ser la idónea para protegerse de los ataques del lobo.

20170201_110914-1

Con una fórmula repetitiva que invita a leer, soplar y resoplar con los más pequeños, estamos ante una nueva adaptación de Xosé Ballesteros (editor, escritor, traductor y co-fundador de la editorial Kalandraka), ilustrada por el italiano marco Somà con unos colores muy cálidos y unos dibujos muy bonitos.

16836634_1168971466535284_6809462005168707814_o

Una preciosa forma de retomar este cuento sobre la madurez, la superación de la adversidad  y el valor del trabajo bien hecho. Una historia que da mucho juego también para trabajar en manualidades y teatro con los peques.

Y colorín colorado, este cuento se ha acabado.

Rimas y leyendas.

ij00478701

Gustavo Adolfo Bécquer fue el más grande de los poetas románticos españoles y el auténtico promotor de la poesía moderna en lengua castellana. Sus Rimas supusieron un cambio fundamental en la lírica de nuestro país. Por otro lado, bajo el nombre “Leyendas” se agruparon sus narraciones fantásticas, tres de las cuales se recogen en este volumen (Maese Pérez el organista, El miserere y Los ojos verdes), y es que Anaya ha presentado hace unos meses una nueva versión de este volumen clásico e imprescindible, orientado a los más jóvenes.

Ilustrado por Helena Pérez, la edición cuenta con una introducción, apéndice y notas de Juan Carlos Fernández Serrato, situando al lector en el contexto histórico, social y cultural en el que se de desarrolló la obra del escritor.

20170110_105937-1

En estos tiempos en los que cuesta el acercamiento de los clásicos a los jóvenes (especialmente si es de forma impuesta en el aula), se agradecen este tipo de ediciones, donde el análisis detallado de la obra, las anotaciones a pie de página, y las actividades propuestas al final, hacen que su lectura resulte muy didáctica y placentera. Sin duda, he disfrutado más en esta lectura que la primera vez que lo leí.

Caperucita Roja.

“Érase una vez una niña que recibió un abrigo rojo como regalo de cumpleaños. Le gustó tanto que ya nunca se lo quitó. A partir de aquel día, todo el mundo la llamó Caperucita Roja”.

screenshot_2016-09-29-08-29-55-1

Hay clásicos atemporales e imprescindibles que deben estar presentes en cualquier estantería infantil. Uno de ellos es “Caperucita Roja”, que cuenta con numerosas ediciones y adaptaciones. La que os traigo hoy es del francés  Xavier Deneux, y pertenece a la sección “Rincón de cuentos” que tiene la editorial Combel.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Se trata de una propuesta estética muy bonita y muy visual, con colores vivos y relieves en cartón duro para que los más pequeños, a partir de 3 años, pueden disfrutar, curiosear y conocer este clásico sobre la niña que confió en un desconocido.

En la misma línea que comentaba (Rincón de cuentos) hay otros clásicos como “Ricitos de oro” o “El gato con botas”, también muy sencillos, visuales y muy atractivos para los más pequeños.

Y colorín colorado, esta entrada se ha acabado.