Moby Dick.

9788408152187

Creo que no hace falta a estas alturas presentar los libros de Geronimo Stilton. Es difícil encontrar un niño que no haya asomado alguna vez a las páginas de cualquiera de sus historias. No hay más que echar un vistazo a las estanterías de cualquier biblioteca o librería para que la multitud de títulos que hay disponibles sobre este simpático ratón o su hermana Tea. Sus aventuras, el cambio de fuente o de colores (incluso olores, según los casos) en sus textos hace que, junto a sus ilustraciones, sean libros muy atractivos para los niños. Sin embargo, creo que son lecturas de las que no conviene abusar, después explicaré el porqué.

De las diversas colecciones que podemos encontrar en el universo Stilton, traigo un título perteneciente a la que me parece más interesante: “Grandes historias”, consistente en la adaptación de los grandes clásicos de la literatura como el de hoy,  Moby Dick.

El joven  Ismael está enamorado del mar, para él es como una medicina que le calma y consuela en los malos momentos. Siempre anda buscando barcos en los que viajar (al principio como grumete y posteriormente como marinero). Al conocer la leyenda de la ballena blanca se siente fascinado por ella, así que decide buscar un ballenero donde embarcarse para comprobar si es cierto lo que se cuenta.

A la espera de encontrar su oportunidad, se aloja en una posada, donde conocerá a un gran compañero y amigo, un arponero llamado Queequeg. Ambos embarcarán en el “Pequod”, dirigido por el capitán Ahab, un capitán con una pata de palo, pues perdió una pierna en un ataque de Moby Dick. Nuestro protagonista descubrirá que el capitán no quiere dar caza a cualquier ballena. Tan solo quiere vengarse de una en concreto…

Estamos ante una lectura entretenida e interesante a la hora de acercar a los niños a los clásicos. Es una adaptación libre y didáctica, con explicaciones, por ejemplo,  sobre cómo son las ballenas. La historia transmite varios mensajes: la inutilidad de la venganza, la importancia de la cooperación y el trabajo en equipo, el respeto a la diversidad (la tripulación está formada por personajes de diferentes nacionalidades y culturas), el respeto a la naturaleza y a los animales, que no hacen otra cosa que luchar por su libertad y su vida, etc.

Sin embargo, comentaba al principio que, en mi humilde opinión, los niños no deberían abusar de este tipo de lecturas, porque se corre el riesgo de habituarse a unos libros llenos de ilustraciones con textos grandes, llamativos, y con historias y adaptaciones muy sencillas, divertidas y fáciles de leer, acomodándose a ellas y dejando de lado otras historias con más enjundia y riqueza literaria para las que están sobradamente preparados. Por poner un simple ejemplo (real): hay niños con 12 años que no leen otra cosa que libros de Stilton, cuando en otros tiempos, o en otros casos, niños con la misma edad han leído “Las aventuras de Tom Sawyer” u otros clásicos sin adaptar, o se han atrevido con otras historias (con el diario de Anne Frank, por citar alguno). En definitiva,  estamos ante libros recomendables, sí, pero sin dejar de lado el resto de opciones.

Y colorín colorado, esta entrada se ha terminado.

Anuncios

2 comentarios en “Moby Dick.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s