El dedo mágico. Roald Dahl.

” Yo no soporto la caza. Simplemente no puedo soportarla” (…) “El dedo mágico es algo que he podido utilizar toda mi vida. No puedo explicarte cómo lo hago, porque ni siquiera yo lo sé, pero siempre sucede cuando me enfado, entonces veo todo rojo…Siento mucho, mucho calor…Y la punta del dedo índice de mi mano empieza a hormiguearme terriblemente…De repente una especie de relámpago sale de mí, una chispa, como algo eléctrico.”

indice

¿Por qué “El Dedo Mágico? Porque hace unos años, en pleno invierno,   me encontraba un fin de semana en una casa rural con mis compañeros de colegio de la infancia. La luz se fue en la casa y los chicos del grupo decidieron jugar a las cartas a la luz de las velas y ver una película de miedo. No me llamaba la atención ninguno de los dos planes, y me daba miedo irme a la cama en ese momento. El dueño de la casa tenía una estantería llena de libros y este de Dahl me llamó la atención. Pensé que tardaría solo un rato en leerlo, y así lo hice a los pies de una chimenea. Por eso, no dudé en hacerme con él, para recordar ese momento y trabajarlo con los peques.

El dedo mágico cuenta la historia de una chica (no llegamos a saber su nombre) de ocho años que posee un extraño don: cuando se enfada y no puede controlar su impotencia e irritación, apunta con su dedo y transforma a la persona objeto de su ira en lo más inesperado. No puede controlarlo, cuando sucede alguna injusticia o es objeto de burlas, comienza a sentir mucho calor y a verlo todo rojo, y entonces sucede…

Así, la protagonista suele jugar con sus vecinos, Philip y William Gregg, de ocho y diez años respectivamente. Un día, la familia Gregg sale de caza, el objetivo son los pájaros y patos salvajes; matan a unos cuantos ejemplares. Nuestra pequeña no soportará ese daño innecesario y cuando se quiere dar cuenta ha apuntado a todos los Gregg con su dedo…En unas horas sufrirán la transformación y  pasarán a ser pájaros, y los patos salvajes habitarán su casa y ocuparan su lugar. Los Gregg aprenderán que no es nada divertido cazar por cazar y cambiarán por completo su actitud a este respecto.

 Una original lección sobre la empatía  y  respeto a los animales la que ofrece Roald Dahl a los más pequeños, acompañado de las ilustraciones de Quentin Blake. Muy recomendable, especialmente para trabajarlo con los pequeños. En mi caso, lo puse en práctica en un taller de animación a la lectura. Los niños dibujaron la silueta de su mano y la recortaron, destacando un dedo, su dedo mágico, con el que iniciamos una interesante charla sobre qué harían y qué cambiarían en el mundo si tuvieran un dedo como el de la protagonista.

13350235_934140273351739_6523813234815139941_o

Además, hay fichas en pdf imprimibles sobre este título para sacarle mucho más partido a una lectura de por sí muy completa (haced click aquí).

Y colorín colorado, esta entrada se ha terminado.

Anuncios

3 comentarios en “El dedo mágico. Roald Dahl.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s